lunes, 17 de noviembre de 2014

¿Es Bou el mejor pívot de Europa a día de hoy?

El viernes, 13 partidos después, nos dejamos en Estambul la virginidad 2014/15. No es el fin del mundo, se perdió sobre la bocina en cancha de un rival Euroliga de entidad, estas cosas pasan, y mejor que pasen ahora, antes de que nos lo creamos y con tiempo para corregir errores. ¿Que volvió a dejar que desear la gestión de Laso en los minutos finales? Ciertamente, nunca será su fuerte, pero con el título de Supercopa tiene crédito garantizado hasta la Copa en febrero, así que ni os lo planteéis. La pizarra en los últimos ataques fue de mear y no echar gota, nos comimos dos veces el balón. Tampoco entendí los cambios, lo de jugarse las castañas con un Ayón claramente mermado (val -2 en 17 mins), en vez de con un Bourousis en estado de gracia. Y qué decir de los minutos de Masacre en el último cuarto, un brindis al sol.

Queda la sensación de que, pese a fichar en verano perfiles rocosos, nos siguen pintando la cara en cuanto sube el nivel de intensidad. En realidad, el Efes sin Krstic tampoco es un vitorino, pero jugaron con más corazón, especialmente su chavalada. Osman, con 19 años, retrató a nuestros aleros. Lógicamente echamos de menos a Rudy, en ambos aros. Y ante la duda, ya sabéis, servilleta: 34 minutos de Llull y 23 de Carroll. Me gusta Rivers, pero 26 minutos en Estambul me parecen demasiados. Fue el máximo asistente con 6, pero anda con la pólvora mojada. La ausencia de Rudy debería servir para integrar a Maciulis, uno de los fichajes a los que más le está costando adaptarse. Llegó para ser alero titular y como tal cobra. No es santo de mi devoción, pero puede y debe aportar más, como demostró el domingo en un partidazo de campanillas.

Enchufa a corriente alterna y contra el Murcia entró en dinámica. Las metió de todos los colores (4/4 triples), sí, pero todavía más me gustó verle aportar en otros apartados: 6 rebotes, 3 asistencias, 2 robos y 2 tapones. Aún así, el nombre propio de la semana es Bourousis, probablemente el mejor jugador blanco en lo que va de curso. Se le ve finito de forma, echando el balón al suelo tras fintar triple, posteando con criterio y asistiendo. Me quedo con una jugada defensiva contra el Murcia, en la que se aparta cuando Arteaga le va a postear y fuerza sus pasos. Lo que los americanos llaman IQ, una rara avis entre pívots, especialmente fuera de la NBA. La temporada es larga, pero creo no tirarme a ninguna piscina si afirmo que a 17 de noviembre es el mejor pívot de la Euroliga, un podio que compartiría con Tomic y Krstic. 

Y hablando de centers, el que dio un paso atrás después de varias semanas en dinámica ascendente fue Mejri, inédito en Turquía y desenfocado contra Murcia, enseñando los errores de siempre, exceso de ímpetu, faltas infantiles... potencia sin control. Laso castigó el domingo a Chacho sin jugar en la segunda mitad por su pobre defensa en el segundo cuarto: Neto le pasó por encima y Murcia remontó. El beneficiario fue Campazzo, que (dichosos los ojos) se fue hasta 30 minutos en pista. Progresa adecuadamente. Todavía combina jugadas de torero con errores de bulto (que confieso me ponen algo nervioso), pero el saldo de la balanza es en general positivo por su actividad e intensidad defensiva.

domingo, 9 de noviembre de 2014

Borrachera ofensiva con lunar

Con una borrachera de 221 puntos en dos partidos confirma el Madrid el estirón ofensivo que anunció la semana pasada, un showtime 2.0 algo sorprendente dado el toque rústico de la plantilla que se suponía con las incorporaciones de verano. Sucede que, aunque cambien los secundarios, se mantiene la línea argumental, con Laso en la banca y Chacho como quitaesencia del sistema. Firma 39 asistencias en los últimos cuatro encuentros y en esa, su mejor versión, no tenemos rival en Europa, además de pasárnoslo pipa. No, en serio, paraos a pensarlo. Ricky, que tiene ciertamente menos baloncesto, va a cobrar de los Wolves 11,2 millones de euros anuales mientras nosotros disfrutamos de Chacho dos veces por semana por un salario 8 veces menor...

La borrachera de puntos del equipo tiene sin embargo trampa, el lunar que asoma: la defensa, 188 tantos encajados ante dos equipos a priori flojetes. Si con una plantilla con mejores mimbres defensivos recibimos más puntos que el curso pasado significa que patinamos en disciplina y conjunción, y en esto miro al entrenador. Hace un par de años lo pasaríamos por alto, pero a base de hostias hemos aprendido que los puntos a favor llenan pabellones y cosechan elogios, pero para ganar títulos hay que defender también. En este apartado se notaron por cierto las bajas de Rudy y Ayón.

El miércoles contra Sassari fue un entrenamiento con público. 115 puntos sin prórroga, 16 triples y 33 asistencias. Carpe Diem. Puestos a destacar, me quedo con Campazzo, marginal la semana previa y que ante los italianos dispuso de 18 minutos, que regó con 4 asistencias, 3 robos y un par de triples.

La visita del domingo al vecino madrileño tuvo más miga. El tercer cuarto fue de campanillas, Chacho mediante (+21), pero Fuenla se agarró al partido con varios triples circenses y la relajación del Madrid atrás (¡36 puntos encajados en el último parcial!). Descomunal Felipe (22p,10r, val29), en una de sus clásicas mañanas de domingo. Las echaremos de menos cuando no esté.

Lo que sí es nuevo es la regularidad de Bourousis (14p,11r), perezoso en su primer año ante rivales de poco lustre y que este curso en cambio es el más valorado del equipo
 con 13,3 de media. Se ha tomado en serio su rol como primera opción ofensiva al poste tras la marcha de Mirlo. Rivers, gracias a que defiende y aporta intendencia, sigue contando con la confianza de Laso pese a que (como era de esperar) va perdiendo efectividad cara al aro. Por cierto, Maciulis, que falló varios tiros claros el domingo previo ante Valencia, 7 de 7 de campo esta semana.

Posdata: precontrato a Luke Sikma, ¡YA!

domingo, 2 de noviembre de 2014

Showtime 2.0?

202 puntos y 57 asistencias es el balance de una plácida semana del Madrid en el Palacio. Puede que artísticamente no sea el showtime del curso pasado (ni falta que hace), pero igual es una forma con estilo de alcanzar balance 10-0, que sabe especialmente rico al coincidir con el pinchazo del Barca en casa contra la Penya. El encuentro del jueves contra el Nizhni tuvo poca historia ya desde antes de empezar, con la baja del jugador franquicia rival, Tarence Kinsey. Fue la noche de Caroll, que aprovechó su coyuntura predilecta: partido intrascendente, en casa, contrincante de escaso nivel, especialmente atrás. Le dejaron espacios (menudo ojeador tienen los rusos) y se fue hasta 32 puntos con 7 triples. Se dio un homenaje para romper una dinámica horrenda en el arranque de campaña. Esperamos, eso sí, que el partido sirva a Jaycee para coger confianza (y producir con cierta regularidad desde la banca, que es todo lo que se le puede pedir ante rivales serios) y no como coartada a Laso para imponer minutos de su protegido.

El que me preocupa ahora es Campazzo, del que coach L parece haberse olvidado por completo. Sólo ha dispuesto de 13 minutos entre los dos partidos de la semana, pese a que el Madrid gozó en ambos de rentas abultadas ya desde los primeros compases. No entiendo para qué fichar a un tercer base joven y de proyección (extracomunitario para más inri) si no le vas a dar oportunidades para foguearse, ni si quiera cuando vienen de cara. No olvidemos que Facu llegó con buen cartel pero sin ninguna experiencia en grandes ligas. Si este era el rol del tercer base, se podía haber traído en su lugar a un director experimentado y con pasaporte comunitario. ¿Para qué complicarse la vida? La única diferencia con Draper es que aquel estaba lesionado y Campazzo está marginado.

Del que sí me gusta la evolución es de Mejri, que confirmó esta semana la mejoría que apuntó en la anterior. En los últimos 4 partidos promedia valoración 13 en 15 minutos. La estadística de Nocioni no luce como la de Mirlo, pero su aportación al equipo crece también, con paso lento pero firme. Además de enchufar de fuera, crea desde bote fuera-dentro, repartiendo buenos pases. Valencia no está como el curso pasado y se llevó un duro correctivo del Palacio (23 abajo al descanso). Por los blancos, protagonismo coral, con 10 jugadores en valoración 8 o más. Deslució únicamente KC, en una semana gris, con sólo 5 tiros de campo lanzados en 33 minutos.