lunes, 25 de mayo de 2015

¿Qué pasa con Dani?

Cierra el Madrid la fase regular ACB con dos derrotas intrascendentes, otro ejemplo de que este curso no estamos por récords ni títulos honoríficos. La primera fue lógica, en Vitoria con bajas importantes y ante un Baskonia que se jugaba mucho. Laso y Nocioni ovacionados al comienzo y récord de triples de Rudy (8 de 11). La segunda derrota blanca de la semana fue inexplicable, sin bajas y en el Palacio ante el débil Manresa, con 90 puntos encajados, más que resaca y/o la relajación aquello tuvo tintes de biscotto... El rival de cuartos será el Granca de Aíto, una buena oportunidad para seguir a Tavares, posible recambio de Bourousis, en caso de que finalmente salga el griego, lo que no parece tan claro. Le queda un año de contrato, a 1,2mill.

Pero yo hoy os quería hablar del canterano Dani Díez al que, tras firmar una gran temporada cedido en San Sebastián, el Madrid ha comunicado que no cuenta con él. Dado que Dani termina contrato, su vinculación con el club blanco será historia el 30 de junio. 
Ni opción preferencial ni nada, libre como un pájaro. Valencia le quería para sustituir a Sato, pero parece que su destino será finalmente Unicaja, tras unas negociaciones que comenzaron tras la Copa del Rey y que han cristalizado en un contrato 2+1 con cláusula de escape a la NBA. 

De entrada cuesta entender la decisión del Madrid. Con 22 añitos recién cumplidos, Dani ha sido el o
ctavo más valorado de la temporada ACB (14,6), nombrado de ley mejor joven de la competición. Ha reboteado tan bien como se le supone (6,8 de media), pero además ha sumado a su repertorio un certero tiro exterior (supuesta clave para tener cabida en el sistema Laso), firmando un muy notable 58 de 140 triples, 41%. Unas estadísticas de campanillas, si bien no sobra ponerlas en el contexto de muchísimos minutos de juego en un equipo mediocre (GBC), tanto como que finalmente desciende a LEB.

El Madrid lleva varios años 
aplicando sentido común en los movimientos de jugadores y acertando en general con los fichajes, muy especialmente el pasado verano, como quedó patente en la F4. Hasta parece que hubiese un plan, por ejemplo, Ayón y Rivers eran viejas peticiones de Laso... Quiero pensar que la dirección ha visto algo que no les ha convencido del scouting de dani (de juego o a nivel personal), algo que nosotros desonocemos. Porque visto desde fuera, dada la edad, evolución y condiciones del muchacho, unido al hecho de ser canterano, cuesta entender que no se le repesque, o al menos se trate de mantener cierta vinculación. De si el Madrid acierta o está cometiendo un error garrafal solo el tiempo tiene la respuesta.

En todo caso, la decisión del club con Dani contrasta con el probable retorno de Hernangomez por Mejri. La temporada del canterano en Sevilla ha sido bastante más irregular que la de Dani, si bien sus números finales no desmerecen, medias de 10,6 puntos y 6,2 rebotes en 21 minutos, para valoración 12,6, cifras que dejan entrever su enorme potencial. Esperanzador también que firmase sus dos mejores partidos frente a rivales Euroliga como Barca y Unicaja.

Posdata. Con la fase regular terminó ayer también la liga privada supermanager del blog, con 155 equipos inscritos y la victoria final de Aitor Grosella, 'el killer de Gavá'. Mi más sincera enhorabuena para él y gracias a todos por participar.

domingo, 17 de mayo de 2015

Vuelve a reinar Europa

17 de mayo de 2015, Europa vuelve a ser blanca. Estas son las líneas que llevo soñando escribir desde el día en que fundé este blog, hace más de ocho años. Lo primero, felicitaros a vosotros, familia madridista, en especial a los que con vuestros comentarios dais sentido a este humilde rincón. El camino a la Novena ha sido el eje de nuestras discusiones y charlas más o menos civilizadas, nuestro camino compartido, una odisea particular, y no de diez años como la de Ulises, sino de veinte, nada menos. Me acuerdo con gran emoción en esta noche del compañero caído, Dick Turpin, que seguro se estará bañando a estas horas en su Cibeles del cielo. Su carisma, inconformismo y afilado sentido crítico nos marcó el camino. La Novena va por tí.

Este título pone el broche al trabajo bien hecho en todos los rincones de la sección desde hace un lustro. Desde la cantera, olvidada hace una década y que, bajo la dirección de Alberto Angulo, reina hoy Europa en categoría sub-18, hasta los despachos, con Herreros y JCS, blanco habitual de las críticas, pero cuyos fichajes el pasado verano se han demostrado acertados y determinantes en los partidos que deciden la temporada. Por supuesto, la afición que puebla las gradas, hoy populosa y bien organizada (mención especial a Berserkers), y que, no olvidemos, agonizaba en la última etapa en el Saporta, años en que esta Novena parecía más lejos que nunca.


Una parte importante de este trofeo pertenece también a Pablo Laso, cuyo trabajo y aportación no sobra poner en perspectiva en un día como hoy. Recibió palos antes siquiera de dirigir su primer entrenamiento (por su exiguo currículum), pero ha dotado al Madrid de un estilo de juego atractivo, identificable y competitivo, además de abrazar el talento de los cuatro jugadores nacionales que (pese a su mediocre actuación en la F4) han sido y son el corazón de esta plantilla: Reyes, Rudy y los Sergios.

Felipe tiene por fin la Euroliga que su trayectoria sin duda merece, no solo por lo más reciente, su nivelazo en el último par de temporadas, sino porque, echando la vista atrás, fue quién más contribuyó a mantener a flote el orgullo de la sección en los años de sequía de Vistalegre. Su aportación en esta F4 ha sido paupérrima (valoración -8 entre los dos partidos), pero su regularidad e infatigable afán de superación lideraron el camino hasta Madrid. Los otros tres, los Sergios y Rudy, son un lujo para la sección, nuestro billete de lotería premiado. El hecho de que acabasen en el Madrid y no en la NBA cobrando más de 5 millones de dólares anuales, como correspondería a su nivel, se debe a una alineación astral que solo empezaremos a entender y valorar cuando ya no estén.

La final fue un ejercicio de carácter y concentración defensiva. Dos veces metieron los griegos el miedo en el cuerpo. En la primera embestida se llegaron a colocar 7 puntos arriba, pero respondieron Maciulis y Nocioni, no sólo acertando en ataque, sino contagiando intensidad atrás. Chapu es un MVP de ley, ha aportado exactamente lo que nos faltó con Mirotic, el punto de agresividad, picardía, compromiso y experiencia que decide finales. El suyo fue un fichaje cortoplacista a sabiendas, pensado ni más ni menos que para esta F4, y efectivamente era la última pieza que faltaba al puzzle.

Al segundo envite respondió Carroll. Fue en el tercer cuarto, cuando cortó con tres portentosos triples un parcial 12-0, que nos hizo recordar por momentos fantasmas pasados. El viernes ante los turcos brillaron Rivers y Ayón. Una sucesión de nombres que ilustra una de las principales ventajas de este Madrid, una plantilla extensa y variada, cual navaja suiza. Puedes preparar la defensa a Chacho, a Rudy, a Llull... Y acertar, como de hecho fue el caso, pero no puedes prepararte a conciencia la defensa de los 12. Con este Madrid no sabes por dónde te pueden caer.

Laso, por cierto, aprendió de las finales perdidas. Utilizó con tino los tiempos muertos, preparó a conciencia la defensa sobre Spanoulis y supo responder a los retos que surgieron sobre la marcha, principalmente los problemas de faltas en la pintura en el primer tiempo. Buen recurso el de alinear unos minutos de ala-pívot a un Maciulis en racha y devolver a Rudy a pista como tres.

En fin, habrá tiempo para análisis y pormenores, además aún queda la ACB para redondear una temporada de ensueño. La gloria es efímera y 20 años nos ha llevado recuperarla. Hoy es noche para celebrar, que el Madrid vuelve a reinar Europa.

viernes, 15 de mayo de 2015

A 40 minutos de La Novena

Un estratosférico segundo cuarto de semifinales, 35-14, coloca al Madrid a ya solo 40 minutos de baloncesto de La Novena, del santo grial. Los 'Rústico Brothers junto a Rivers abrieron la brecha, justificando de nuevo cuando calienta el sol los movimientos de despachos del pasado verano. El primer tiempo finalizó con una sublime estadística colectiva de 18 asistencias y cero pérdidas. Poesía, vaya.

Machete Ayón, que ya decíamos que llegaba a la cita en plena forma, reventó a la cacareada pintura turca con sus atributos ya conocidos: colocación, intensidad, buenas manos, anticipación... Durante muchos minutos apareció siempre en el momento adecuado en el sitio adecuado, fuese con un robo, un palmeo o una asistencia. Salió por la puerta grande del Palacio con esos 30 de valoración (¡27 al descanso!), las dos orejas y el rabo.

Clave también para romper el encuentro en ese mágico segundo cuarto, que no olvidar, se comenzó por debajo en el marcador, fue 'Chapeau' Nocioni, que impartió una lección de baloncesto a su ex compañero, MVP Bjelica (que perdió el duelo... y las formas). Los 'Rústico Brothers' dejaron en un segundo plano la calamitosa actuación del capitán, Felipe, que se vio físicamente superado por la exigencia del partido, y cuyo -6 de valoración es la peor marca de su carrera Euroliga (11 temporadas y 230 partidos).


El tercer puntal blanco de la noche fue KC Rivers (val 21), que destrozó desde el arco con 5 de 6 triples, cuatro de ellos en el segundo acto. Siga o no el curso que viene, su serie de cuartos y este partidazo de semis justifican el medio millón de su ficha. Los Sergios fueron el combustible colectivo con 18 asistencias entre ambos, y Rudy (12 puntos y 4 rebotes) cumplió aunque no brilló de otras grandes citas.

El rival por el título será un temible Olympiakos, que batió a CSKA en otro final ajustado y tiene los mismos ingredientes que en los títulos de 2012 y 2013. Spanoulis hizo de Spanoulis, decisivo tras 35 minutos negado con el aro (empezó con 0 de 11 tiros de campo). La final no podría tener más morbo. Fue ante Olympiakos la última final de Euroliga que ganó el Madrid, hace 20 años en Zaragoza, y la penúltima perdida, la de 2013 en Londres. Pero los griegos también nos tendrán ganas, tras apearles el curso pasado.

No es con Spanoulis con quien tenemos una cita el domingo, sino con Turpin, que nos mira desde su Cibeles del cielo.