lunes, 27 de julio de 2015

Jeffery Taylor, un melón por abrir

A uno se le queda un poco cara de tonto sabiendo que los recién renovados Colton Iverson y Mike James jugarán en Baskonia con pasaporte de Guinea. Claro que tampoco debería sorprendernos, es Querejeta, 'mago' de la ingeniería legal y niño consentido de los estamentos del basket nacional. Es él quien desde hace años tira la primera piedra y sienta precedente: recuerdo a botepronto el matrimonio de conveniencia de Will McDonald con una stripper en 2007 y el pasaporte búlgaro de Pete Mickeal en 2009. No son casos únicos, pero sí 'los primeros en su especie'. Jurisprudencia que ha convertido la ACB en este ingobernable desmadre de pasaportes que tenemos hoy, la ley de la selva, de la que saca ventaja aquel que desafía el espíritu de la norma a través de las porosidades en su redacción.

En el caso presente, la jugada de Baskonia ha sido cambiar la fecha de inicio del nuevo contrato de Iverson y James a una anterior a la entrada en vigor del endurecimiento de las condiciones para los pasaportes cotonou. Movimiento que por prudencia los servicios jurídicos del Madrid desaconsejaron en el caso de KC Rivers y que ha costado la marcha del jugador, que no será una estrella pero sí contribuyó al delicado equilibrio en el ecosistema que fraguó el mejor Madrid de la historia. Una perdida por tanto sensible, como lo sería cualquiera de la rotación del curso pasado.

A cambio, ya confirmado, llega Jeffery Taylor, que f
irma por un año, a razón de 820.000 euros brutos. Independientemente del rendimiento futuro, parece una (nueva) buena gestión directiva: operación relámpago, adelantándose a Maccabi, además llega gratis (agente libre) y con un salario a mi parecer razonable. Pasaporte sueco (allí nació), producto de la desconocida universidad de Vanderbilt, alero nato (más minutos de escolta para Rudy) y con margen de mejora (26 años). Destacado defensor, físico privilegiado, el tiro exterior no le viene de fábrica, pero lo ha mejorado a lo largo de su carrera, partiendo de un paupérrimo 9% de acierto en su segundo año universitario. En las dos últimas temporadas solo ha jugado 55 partidos, debido a una lesión en el tendón de Aquiles, primero, y a una sanción por violencia doméstica, después, con lo que su nivel actual es una incógnita. Si le sumamos su nula experiencia en el baloncesto europeo, hablamos de un melón por abrir de manual.

La plantilla está cerrada salvo contratiempos, que pasarían por una oferta desorbitada de Denver a Chacho y por el pasaporte cotonou de Slaughter. Campazzo sale cedido, probablemente al Murcia, Bourousis ya está desvinculado tras cobrar una indemnización y Mejri, al que no se renovó, está cerca de firmar por los Mavs. Franquicias NBA fichando descartes de equipos Euroliga. Caso similar al de Pleiss. Laso ha marcado estilo y los pívots de siete pies cotizan a la baja en el viejo continente.

miércoles, 22 de julio de 2015

Culebrón Cotonou

... Y cuando dábamos por cerrada la plantilla 2015/16 del Madrid, con los únicos cambios de Doncic-Thompkins-Willy por Campazzo-Bou-Mejri, surge un enredo burocrático cojonudo con tintes de culebrón. El pasaporte cotonou de Rivers, que le permitía ocupar plaza de comunitario, deja de ser válido tras el endurecimiento de la norma introducido por el Consejo Superior de Deportes, posibilidad con la que se especulaba desde hacía algunos meses pero de la que sólo se ha tenido ahora constancia y certeza. El CSD pasa a exigir a los cotonou una relación de parentesco o vínculo deportivo (haber jugado con la selección) para validar el documento, requisitos que no cumple KC. Según informa Encestando, los servicios jurídicos del club blanco habrían presentado documentación adicional al CSD para satisfacer los nuevos requerimientos, pero sencillamente no ha colado, con lo que salvo giró de guión será extracomunitario el próximo curso. Dado que en ACB sólo puede haber dos extracomunitarios por equipo y esas dos plazas las ocupan por estatus Ayón y Thompkins, el Madrid se ve con overbooking de americanos. 

No menciono a Slaughter, que tiene contrato garantizado en vigor, con lo que seguro sigue. Precisamente gracias a tener contrato vigente se podrán probablemente arreglar sus papeles cotonou. De todas formas, y en el peor de los supuestos, podría jugar euroliga (como el pasado curso), convirtiendo a Hernangomez en un fijo en las convocatorias ACB.

El mayor problema es ahora Rivers, con el que había alcanzado el club hace pocos días un acuerdo para su renovación por dos años, supeditado a ese pasaporte cotonou que ahora se cae. Muy a mi pesar, su salida parece probable llegados a este punto. No es una pérdida dramática en lo deportivo, pues no dejaba de ser una pieza de rotación, pero cualquier cambio en la rotación / ecosistema que obró el póker de títulos supone un contratiempo. Se había ganado a pulso la renovación, un buen activo en relación calidad-precio, que brilló en momentos puntuales pero importantes de la temporada, solvente defensor y tirador, y con escaso ego, con lo que eso aporta como cemento en el vestuario. Que su mecánica de tiro sea poesía no aporta al equipo, pero estaréis conmigo en que es una pasada ver las repeticiones a cámara lenta de sus triples. Hasta el Barca preguntó por él, lo cual este verano tampoco es mucho decir...

El elegido para sustituir a Rivers sería al parecer el 'sueco' Jeffery Taylor, 2.01m, 26 años, que en sus 3 temporadas NBA (132 partidos) acredita medias de 6 puntos y 2 rebotes en 19 minutos. Hasta hace 48 horas se daba por hecho su fichaje por Maccabi, pero al conocerse la negativa del CSD al pasaporte cotonou de KC, el Madrid habría irrumpido fuerte en escena. Fuentes fiables desde EEUU apuntan que las negociaciones están avanzadas, aunque tampoco hay que descartar que sea un rumor interesado para encarecer su fichaje por el club israelí. Se trata de un jugador muy distinto a Rivers, que podía alternar puesto de 2-3 y hasta base. Taylor en cambio es un alero nato, con lo que Rudy pasaría a jugar la mayoría de sus minutos como escolta. Su físico para el puesto de alero en Europa es bastante diferencial, y aunque no enchufa como Rivers tampoco es manco, si bien es básicamente un melón por abrir, como la mayoría de americanos (porque éste aunque nació en Suecia es más americano que las hamburguesas) que desembarcan por primera vez en el basket europeo. Puede salir un crack o un patinazo (últimamente en euroliga tenemos más ejemplos de lo segundo), aunque todo lo que necesita el Madrid es un exterior solvente de rotación, que la cuota de cabezas de cartel está ya bien cubierta. Por cierto, se perdió buena parte de la temporada 2014/15 por una suspensión ejemplar de la NBA por un caso de violencia de doméstica.

viernes, 17 de julio de 2015

El legado

La semana que viene se cumplen dos años que esa maldita curva se lo llevó. Hoy hice escala en Angrois para dejar unas flores, en mi nombre y en el vuestro. Me reconforta saber que desde donde nos mire estará orgulloso. El foro del blog sigue tan vivo o más que entonces y 'su' Madrid de basket vuelve a reinar en Europa. Es su legado. Live Forever