viernes, 19 de diciembre de 2014

Pulso débil, pero pulso

El Madrid vuelve a tener constantes vitales, tras varias semanas en la UCI que habían dejado a Laso al borde del despido. El pulso es aún débil, pero al menos hay pulso, lo mostró el equipo en el partido más importante de lo que va de temporada, ante un Efes correoso, con el primer puesto del grupo en juego, que sirve para tener un gallo en vez de dos en el corral del top16, lo cual no es asunto baladí. La defensa sigue siendo el talón de Aquiles. Nos colaron 25 puntos en el 1º cuarto sin necesidad de un solo tiro forzado y en el 2º hicimos all-star a Klicic (5/5tc), ese chaval que sólo había metido dos canastas en toda la temporada.

Ahora bien, el grupo mostró, esta vez sí, compromiso y constancia acorde a la relevancia de la cita. En esas aparecen siempre Bourousis y Rudy. Inmenso el griego, valoración 31, que vuelve por los fueros del curso pasado: pereza en las etapas llanas y demarrando cuando vienen rampas. Rodolfo firmó su primer gran partido tras la lesión. El equipo le necesitaba como el comer, también mentalmente, su liderazgo, su mala hostia y su alergia a la derrota. Dio la cara, forzando faltas y asistiendo cuando al comienzo no le entraron los tiros, y desangrando a los turcos cuando por fin vio aro.

Me gustó la paciencia del equipo en ataque, circulando hasta encontrar el desajuste, receta que propició ventajas para Ayón y Felipe, que entre ambos firmaron un 10 de 12 de campo. Las casualidades no existen. Muy apreciada también la 'reaparición' de Rivers, 10 puntos en el segundo cuarto, y el momento Carroll, que propició la escapada buena.

Sin embargo, no todos los síntomas invitan al optimismo. Laso parece haber puesto una cruz a Maciulis, que sólo ha jugado 13 minutos entre los dos últimos partidos. No es un alero titular de ensueño, eso ya lo sabíamos, pero igual puede dar juego. Si contamos con que a Mejri se le ha salido la cadena y Slaughter está para agitar la toalla, la plantilla de 13 se nos queda en 10. Por cierto, hablando de Masacre, parece que salvo milagro navideño in extremos nos le comemos (es decir, su salario de 800k) hasta final de curso. Maccabi se ha olido el timo y se ha echado atrás a última hora. Con su continuidad, el posible fichaje de Erceg (que sospechosamente no jugó ni un minuto ayer) queda en un sueño de verano. Somos los que estamos.

lunes, 15 de diciembre de 2014

Laso en la cuerda floja

Problemas hay evidentemente varios, pero el principal está atrás. Bilbao, que promediaba 74, se fue hasta 89, y esta vez no valen la excusa del arbitraje y los 51 tiros libres como la semana previa contra el vecino. La historia se repite a menudo: a domicilio es casi rutina, cualquiera nos hace un traje. 98 Nizhni, 89 Estudiantes, 85 Unics... El Madrid es la 5º peor defensa de la ACB, cuando el año pasado a estas alturas era la mejor. Hay boquetes a título individual, como Jaycee, cuyo marcaje ayer a mancebo Borg en el último cuarto es de consejo de guerra. Ni un mísero dribling necesitó el sueco para dejarle atrás, botando por la derecha y hasta la cocina. No una ni dos, tres veces seguidas se repitió el esperpento que, en todo caso, no nos coge por sorpresa en el caso de Carroll, al que (gracias, Pablo) le quedan dos años y medio de hipoteca.

De todas formas, con la excepción de Jaycee y en menor medida Chacho, la plantilla tiene excelentes mimbres defensivos, mejores que el curso pasado, así que si concedemos 90 puntos día sí día también es por falta de implicación y actitud. Y en este punto miramos al banquillo. A Laso le falta autoridad, ya ni si quera abronca como a principio de curso en los tiempos muertos al jugador que no defiende. Se le ha ido de las manos la situación, hace meses que la plantilla y el presidente dejaron de creer en él, y pareciera que le están haciendo la cama. Quizá en la planta noble pensaron que el problema desaparecería barriéndolo debajo de la alfombra (la opción barata), con el nuevo curso y la marcha de Mirotic, que en la recta final escenificó el divorcio plantilla-técnico.

La derrota en Bilbao, un baño, deja a Laso al borde del abismo por primera vez este curso. De aquí en adelante juega sin red de seguridad. 
Si alguno va a decirme que no me precipite, que mire al Barca, que los títulos se ganan en junio, le respondo desde ya que somos el Madrid, y ni tenemos 30 millones de presupuesto ni un estratega como Pascual en la banda. Informa Eurohoops (y cito textual) que, según sus fuentes, "si no hay un cambio radical, el año nuevo podría traer nuevo entrenador al banquillo del Madrid". Pienso en Djordjevic, Katsikaris y Tabak como principales candidatos. Sabéis que me encanta Erceg pero, dadas las circunstancias, quizá convendría guardar el dinero ahorrado por la probable cesión de Slaughter (unos 400k hasta final de curso) como fondo de contingencia para el eventual finiquito a Laso.

sábado, 13 de diciembre de 2014

Erceg a tiro

El rumor surgió por primera vez hace un par de semanas, cuando con la salida de Furkan (rumbo a los Sixers) nos enteramos de que los jugadores del Galatasaray llevaban meses sin cobrar. Entonces me pareció ciencia ficción el supuesto interés del Madrid por Erceg, porque 7 pívots en plantilla es sencillamente un disparate. Sonaba al típico rumor que surge del propio agente con una filtración interesada a un periodista amigo. Asociar el nombre de un jugador a un equipo grande para atribuirle mayor caché. Así funciona este mundillo. El asunto parecía cerrado hasta que a comienzos de esta semana nos vino a ver Papá Noel en forma de interés del Maccabi por conseguir la cesión de Slaughter, ergo asumir su salario de aquí a final de curso, unos 400k. Todavía no está cerrado, pero sí avanzado. Se marcharía al terminar la primera fase de la Euroliga, es decir, la semana que viene, y el top16 lo jugaría ya con los israelíes..

La cesión de Slaughter es condición absolutamente indispensable. En ese caso, y sólo en ese caso, se abre una ventana de oportunidad para la llegada de Erceg al Madrid. Es de suponer que el muchacho tiene los dientes largos: entre jugar sin garantías de cobrar en un equipo en descomposición o cobrar medio millón garantizado (poco más que lo que libera Masacre) de aquí a final de curso en un claro candidato a la Euroliga, como que no hay color.

Galatasaray no tiene un duro pero tontos tampoco son. El club no ha peleado por retener a Aradori, Jawai y Voigoukas, pero promete que con Erceg (y Arroyo) va a hacer un esfuerzo por ponerse al día de pagos, si bien, tras medio año sin cobrar puedo imaginar la credibilidad de esas palabras a oídos del jugador. Según publican medios turcos, este próximo lunes hay cumbre con el Madrid para tratar su posible incorporación. Por ahora no ha sonado para ningún otro grande europeo. La clasificación o no de Galatasaray para top16 puede influir en la operación. Las cuentas son claras, necesita ganar en la última jornada a Olympiakos y que Neptunas pierda en Valencia. Otro factor sería la predisposición de Florentino a reinvertir en otro jugador la masa salarial que liberaría la cesión de Slaughter en vez de en reducir las pérdidas de la sección.

Poniéndonos en el supuesto de que finalmente Erceg desembarcase en Madrid, puedo imaginar que Mejri, algo estancado en su evolución, sería el descartado para los partidos importantes. Ayón, y en menor medida Felipe, pueden jugar de cinco sin problemas. De todas formas, como ya no habría exceso de fichas de extracomunitario, tampoco estaría de más rotar las convocatorias, especialmente para evitar que Felipe y Nocioni (bien entrados en la treintena) lleguen con la lengua fuera al desenlace del curso.

No me detendré demasiado en glosar la calidad de Erceg. 29 años, está en el mejor momento de su carrera, promedia 18.1 puntos en Euroliga y acredita un primoroso 29 de 56 en triples en 9 partidos. Mirad la foto de arriba, qué mecánica de tiro tiene el angelito midiendo 2.11m. No sé vosotros, pero yo me lo pido por navidad.
Queridos Reyes Magos...