lunes, 30 de marzo de 2015

La segunda primavera de Carroll

Confirmado. Lo de la semana previa fue relajación y cansancio. El equipo metabolizó aún mejor de lo que suponíamos la lección del curso pasado, aquella de que no se levantan trofeos en diciembre. Un pragmatismo más propio del Barca de Pascual que del Madrid de Laso, según el cual hay partidos que sencillamente se pueden perder, como la salida a Grecia e incluso la de esta semana a Barna, y otros que no, como la visita del Maccabi al Palacio, clave para asegurar el primer puesto y un cruce de cuartos amable.

Y como tal, el Madrid lució de gala frente a los israelíes, a los que, salvo el segundo cuarto, pasó por encima sin necesidad de alardes (37%tc). Laso preparó esta vez el encuentro a conciencia, cerrando el grifo a Big Sofo, que nos hizo puré en Tel Aviv. Brilló el dúo interior Ayón-Reyes (qué bien se entienden y juegan sin balón), pero me quedo con el sprint de Carroll en este tramo de temporada, recordando al de sus primeros meses con la camiseta blanca, allá por 2011. Sigue sin saber botar y nunca será una lapa en defensa, pero en semejante estado físico y de confianza (que debido a lesiones nunca alcanzó el curso pasado) resulta un valiosísimo activo en ataque.

Una pena que su recuperación haya terminado de hundir a Rivers, cada vez más perdido y sin confianza. Si no enchufa los tiros liberados no puede jugar en el sistema de Laso, así de sencillo y por bien que me caiga. Según pasan los partidos parece más claro que KC, Mejri y probablemente Facundo saldrán en verano. En todo caso, conviene no perder la perspectiva de que son con diferencia las tres fichas más bajas de una plantilla de 13, tampoco vamos a pedir peras al olmo.

Estudiantes en casa fue el trámite (+26) que siempre deberían ser los encuentros como local ante el vecino, dado su nivel de los últimos años, y pese a que este curso en concreto se vaya a librar de esa cosa que llaman 'descenso'. El más valorado fue de nuevo Felipe, un martillo, cuyo rendimiento a los 35 ya sólo me explico porque cayese de niño en la marmita de la eterna juventud. Mirando la estadística y el récord del equipo, Todorovic (Bilbao) es la única competencia real para el MVP de la ACB. Además estas cosas las votan no sólo los entrenadores, sino también prensa y público, y sabemos que Reyes tiene su favor.

Posdata. Seguimos de reojo las informaciones sobre la posible marcha de Llull a Houston en verano. El general manager de la franquicia tejana ha desmentido la supuesta oferta de 17mill$ por tres temporadas, con la que el Madrid no podría en ningún caso competir. Recordamos que Sergio tiene contrato hasta 2018 a razón de unos 1.8mill
 de euros anuales y una elevada cláusula de salida. Por cierto, los Rockets también quieren a M. Todorovic, que es agente libre en verano. Sería cómico que, con la espantada que se espera en el juego interior azulgrana, Chichi no pudiese retener al montenegrino, por el que recordemos, pagó cuarto de millón de cláusula al Joventut.

domingo, 22 de marzo de 2015

Semana horribilis

Lamentable la semana de baloncesto que cierra el Madrid, que si bien no acarrea consecuencias clasificatorias significativas, rompe de cuajo una magnífica dinámica de juego y resultados.

Lo de Atenas el viernes fue simple y llanamente turismo. Imaginamos que el equipo visitaría el Partenón y se pondría hasta el culo de musaká, porque lo que es intensidad, ganas y baloncesto, poquito o nada. Que sí, que OAKA impone (17.500 'yihadistas') y los árbitros tiran para casa, pero es que nos pasó por encima (+20) una versión mediopensionista de Panathinaikos, liderada por Nikos Papas y Batista-Gist, descartes estos dos últimos de Baskonia y Unicaja, respectivamente. Se quedó el Madrid en un 36% de campo, no por desacierto puntual, sino porque los ataques fueron un esperpento. Sin ideas, sin circulación de balón ni criterio acabas haciendo malos tiros y el resultado son % bajos. Un clásico en la era Laso cuando un rival de cierta entidad eleva el nivel físico y de intensidad.

La semana tampoco ha sido mejor atrás, 171 puntos recibidos ante dos contrincantes no precisamente de gatillo fácil. Murcia es el 8ª peor ataque de la ACB (promedio 76) y el PAO llegaba como 4º por la cola del top16 con una media de 71.

Tres datos ilustran el patinazo del domingo: 45% en tiros libres, 18 rebotes menos y Slaughter como jugador más valorado (16). Las derrotas en ACB parece sin embargo que escuecen algo menos al ver al Barca hacer aguas. Volvió a perder a domicilio (de 20 en Valencia) y dice básicamente adiós al segundo puesto de la regular, es decir, al factor cancha en semifinales.

La visita del Maccabi el viernes, clave para amarrar el primer puesto de grupo y evitar un gallito en el top16, es buen termómetro para medir si la semana horribilis que termina fue sólo un tropiezo fruto de la relajación o se trata de síntomas serios de debilidad del equipo a pocas semanas del nudo de la temporada.

Posdata: Felipe renueva por dos temporadas y una ligera subida de contrato. 

viernes, 13 de marzo de 2015

De paliza en paliza

A lo bueno se acostumbra uno rápido. Ganamos por ejemplo de 31 en casa a un Alba Berlín y nos parece otro día en la oficina. Pero no, oiga, que este es, salvo un par de bajas, el mismo Alba 'garrapata' Berlin que venía de ganar en Tel Aviv y forzar prórroga en el Palau. Nadie regala nada en un top16 y aún así va el Madrid a día de hoy regalando correctivos. Orientativa es la estadística del balance de puntos, que lidera con +186 en 10 partidos, doblando con holgura al segundo que es CSKA con +71.

Las coordenadas ante los alemanes fueron las ya habituales. El equipo se deja llevar un poco al arranque, cuando aún está la vaquilla fresca. Pero en el segundo o tercer cuarto, según el día, pero siempre con Chacho en pista, rompe el partido con una irresistible receta de defensa asfixiante (ventajas de una plantilla larga y 'rústica') más un ritmo ofensivo inalcanzable.


Rudy es escuchar el 'I feel devotion' en el calentamiento y ponerse el mono de faena. 11 puntos y 8 asistencias ayer, la mayoría en la primera parte, cuando aún contaba. De todas formas, es injusto destacar a uno, porque sonó el grupo afinadísimo: no hubo ni un solo violín de los 12 que desentonase esta vez. Carroll y Slaughter atraviesan un gran momento de forma, cumpliendo con nota su labor de especialistas. Rivers y Bourousis, que al contrario, no andan demasiado católicos y cuyo rol en el equipo se ha difuminado desde comienzo de curso, firmaron igualmente minutos de calidad. Laso reservó a Felipe y Ayón, que jugaron sólo 16 minutos cada uno, que de todas formas les dieron para sumar 21 y 16 de valoración, respectivamente.

A falta de cuatro partidos para terminar el top-16, aventaja el Madrid en dos victorias más el average al segundo del grupo, que desde ayer es el Barca en solitario, tras ganar con holgura a un Maccabi que, al revés que el curso pasado, va de más a menos. Muy mal se tiene que dar para no ser primeros: se puede pinchar en Atenas y Barcelona, sirve con ganar en el Palacio a Zalguiris y a este Maccabi menguante para asegurarlo matemáticamente. El primer puesto es importante, en tanto que evita a los tres cocos del otro grupo. Olympiakos, CSKA o Fenerbahce, empatados a día de hoy. Ya no se trata pues, solo de la ventaja campo, es que lo mismo haces segundo, te cruzas con los rusos y se te queda cara de tonto. Al primero le espera Baskonia o Efes, que va a ser que no es lo mismo.